CELCE – Club Español de Coleccionismo Cervecero

CELCE – Club Español de Coleccionismo Cervecero

De nuevo en Uva y Cebada contamos con un artículo de nuestro colaborador Pedro Miguel Ortega Martínez. 

No podéis dejar de visitar su Blog Libros con cerveza. También es colaboador de la Revista Digital de Castilla y León, en la sección titulada Nuestras Cervezas, y socio del Club Español de Coleccionstas Cerveceros CELCE.

Desde hoy podremos disfrutar de sus aportaciones en La cebada segada y la uva pisada, el blog de Uva y Cebada.


CELCE, Club Español de Coleccionismo Cervecero

Cuando llegué a la edad jubilar, he de confesar me sentía afortunado. Desarrollar toda mi vida laboral en la industria cervecera, ha sido un reto a superar de día en día; un estímulo para conocer y apreciar mucho mejor ese arte de fabricación que los antiguos pensaban era prácticamente magia.

Y prácticamente me parece magia, también, el llegar a estas fechas del año 2015, sin faltar un mes a la cita con nuestros lectores de la Revista Digital de Castilla y León. Teniendo en consideración que empecé por el mes de enero de 2013, según mis cuentas resulta que se han pasado tres años completos; en todo este tiempo, por el lujo de director y editor que tengo en REVCYL, el total de originales publicados hasta la fecha suman cuarenta con éste que el lector está leyendo ahora.

Si bien les he comentado muchos temas relacionados con la cerveza, con las marcas españolas en particular, ahora me decido por un tema muy relacionado en cuanto supone el mantenimiento y difusión de lo que se ha dado en llamar cultura cervecera, gracias a los coleccionistas. Y por eso, el titular que he puesto para comenzar este último comentario del año 2015.

El significado original de las siglas CELCE, venía a decir que se trataba de una asociación de Coleccionistas Españoles de Latas de Cerveza. Su creación fue en Valencia, en 1987, y con el tiempo se cambió a la razón social de hoy como entidad sin ánimo de lucro. Primero como asociación muy local, y después, poco a poco alcanzando a inscribir socios de toda España, más sus correspondientes delegados, para llegar a la altura de nuestros días contando con un buen número de socios residentes en el extranjero; desde Corea del Sur, a la república de Argentina, por poner nada más que dos ejemplos.
Con todo mi afecto y admiración, he visto crecer constantemente al Club Español de Coleccionismo Cervecero que tuvo a bien designarme su cronista oficial. Soy de los privilegiados, en razón de mi edad, que alcanzamos a ver las primeras ediciones de su revista Celce Magazine mediante sencillas fotocopias. Eran tiempos donde las grandes empresas disponían de algunos medios ofimáticos, tal y como podía ser una humilde fotocopiadora; difícilmente un particular disponía de Pc en su casa. Y en general las más impensables iniciativas con tal de editar, comunicar, unas inquietudes, se llevaban adelante mediante el mecanografiado y posterior fotocopia grapada

Así conocimos los primeros números de dicha revista, de cuyas portadas y páginas actuales les pongo unos ejemplos gráficos. Para llegar hasta aquí, editando ahora en diciembre el número 81 -con una periodicidad trimestral y más de 60 páginas- ha sido necesario superar muchos debates, y por otra parte saber trabajar muy bien hasta conseguir el apoyo de las principales industrias cerveceras españolas. Cuando tuve contacto con el actual presidente del Club, Enrique Solaesa, él era un joven soltero. La afición que nos mostraba y demostraba, visitando la factoría donde yo trabajé, fue el certificado de ese niño que todo hombre o mujer seguimos llevando por dentro, con idéntica ilusión o un único motivo: coleccionar un tema que nos apasiona.

En aquella época inicial que les menciono, coleccionar etiquetas y tapones corona, podía resultar semejante a las colecciones de cromos y chapas que tantos críos de posguerra hemos sabido valorar como si se tratara del mejor tesoro. Efectivamente, así era el ejercicio mental que se hacía con tal de clasificar, catalogar, intercambiar un tipo de objetos vitales para una época muy importante y definida entre las más sencillas personas. Sin querer, creo bien, o queriendo tal vez, han sido nuestros particulares coleccionistas cerveceros quienes han llegado a reunir mucho más material histórico que las propias empresas cerveceras españolas.

Tuve ocasión de citar esta curiosidad, recientemente, en un programa de radio que patrocinaba la cervecera Mahou & San Miguel, en la Cadena Ser para Madrid: en varias ocasiones han recurrido a los coleccionistas, cuando tenían que rodar un spot publicitario para decorados de los felices años veinte o posteriores del siglo pasado; y fueron los coleccionistas quienes prestaron el material necesario para ambientar un bar o taberna de épocas pasadas.

Nada más he conocido a una marca española y de prestigio internacional -con la cual me une parte de mi nombre compuesto- quien ha mantenido un archivo con todo el material que la propia empresa generaba. Eso es positivo para cualquier entidad mercantil, como bien supo hacer San Miguel, quien teniendo en cuenta de dónde proviene su adecuada historia, ahora puede definir mucho mejor su futuro y programar qué desea para su negocio en la actual compañía Mahou & San Miguel.

Por todos estos detalles positivos así considero yo a mis amigos coleccionistas de CELCE, quienes sin entrar en facultad universitaria especial, se han licenciado como auténticos recopiladores e investigadores de marcas cerveceras en España, e incluso del extranjero. Muchos de sus objetos coleccionados lucen en distintos establecimientos del sector hostelero, frente al público, en cervecerías o restaurantes. Entiendo es la mejor forma de seguir mostrando, enseñando, disfrutando de marcas que dejaron de existir con tal de memorizarlas y aprenderlas para siempre; como nos hizo el maestro de cada uno, cuando en la pizarra nos relacionaba datos y textos que convenía no olvidar.

CELCE – Club Español de Coleccionismo Cervecero Revista

CELCE – Club Español de Coleccionismo Cervecero Revista

Lecciones magistrales aquellas, donde se forjó nuestra formación. Simultáneamente se disponía de ocasiones –como una actividad educativa complementaria- donde poder visitar alguna fábrica de cervezas o refrescos. Así, educándose en la idéntica cultura que promueve CELCE, nacieron grandes técnicos, químicos, e investigadores que hoy mismo, para nuestra fortuna, son hombres y mujeres responsables de fabricar en España distintos tipos de cervezas, muy acreditadas en Europa y en otros países del mundo.

Esto no es un resumen en la dilatada vida de un Club de Coleccionismo Cervecero, y sí un merecido homenaje a sus ya casi treinta años de existencia. Como bien suponen, hay más información en las redes sociales de Internet o en su propia Website, para quienes deseen contactar.

CELCE, Club Español de Coleccionismo Cervecero

por Pedro Miguel Ortega Martínez
Extraído de Revista Digital de Castilla y León
Autor de Libros con cerveza
Socio del Club Español de Coleccionstas Cerveceros · CELCE